Tiempo estimado de lectura:
14/11/2018

El verdadero “pecado” de Picorell y Montecarlo

Canal 4 censura noticia sobre bacteria “potencialmente letal” tras amenaza de la empresa de chacinados. El “pecado original” había sido publicado por Sudestada.
Hace un par de años la empresa de chacinados Picorell estrenaba una campaña publicitaria que denominó “Tapale la boca”.

En distintas circunstancias de la vida cotidiana, una persona lograba hacer callar a otra –evitando así escuchar palabras que le molestaban–, tapándole la boca con productos Picorell.

En 2018 aquel mecanismo, efectivo en la ficción, fue aplicado por Picorell en la realidad cuando un representante de la firma telefoneó a Montecarlo Televisión para –bajo amenaza de quitar la publicidad del medio– procurar que Canal 4 eliminara una noticia “molesta” de su web.

Y esta vez Picorell logró que la dirección de Canal 4 aplicara la censura a una información de interés público, en un canal explotador del espectro radioeléctrico patrimonio de la humanidad, que debe respetar los derechos humanos como la libertad de expresión y el acceso a la información.

Montecarlo Televisión había elaborado y difundido en su web un artículo con base en una investigación publicada el martes 13 por Sudestada: “Bacteria potencialmente letal en fiambres de importantes marcas y supermercados”, se titulaba la nota original.

Sudestada informó que las marcas Picorell, Sarubbi, Centenario, Camposur, Kali, Donycas, Tienda Inglesa y Leader Price (Supermercado Disco), fueron multadas por productos contaminados con la bacteria “listeria monocytógenes”.

En su artículo difundido al mediodía, Canal 4 tituló: “Detectan bacteria en panchos y fiambres”, y relató que “ocho marcas distintas fueron multadas en los últimos tres años por la Intendencia de Montevideo (IM), tras constatar la presencia de una bacteria llamada listeria monocytógenes en distintos embutidos y fiambres, como jamón, salame, panceta, panchos, butifarras y morcillas, según publica este martes el portal Sudestada”.

Una vez con la nota publicada en su web, el canal lanzó un tuit convocando a leer el artículo:



Pero a las 16:30 el artículo había sido eliminado de la web y el tuit aparecía como borrado en varias páginas web que registran las tendencias en esa red social.

Tres fuentes independientes consultadas por Sudestada confirmaron que un representante de la empresa Picorell se comunicó con la dirección de Montecarlo para quejarse y amenazar con el retiro de la publicidad en el canal. Y que acto seguido, el medio censuró la información de la web y de twitter.

Sudestada informó que el Frigorífico Picorell SA recibió una sanción de 54 unidades reajustables “en dos oportunidades (31/8/2016 y 5/1/2017) al comprobarse la presencia de la bacteria en la ‘muestra de salchichas tipo frankfurters marca Picorell’, del establecimiento destinado a distribuidora de alimentos, sito en la calle Blandengues Nº 1600, propiedad de la firma Picorell S.A., cuyo representante legal es el señor José Antonio Picorell Garolla, con domicilio legal en la calle Minas Nº 1655”.

En principio, Canal 4 fue el único canal comercial que había difundido la noticia publicada por Sudestada, hasta que operó la censura.

Orgullosa de su comportamiento empresarial, Picorell sostiene en su web: “Nuestros productos, que hacen gala de una invaluable tradición europea, nos representan en la mesa de todos los uruguayos desde hace varias generaciones. Y ese compromiso de calidad que firmamos con nuestro apellido, es el mayor valor patrimonial de nuestra Marca y el motivo principal por el cual nos prefieren los consumidores”. “A lo largo de nuestra historia, hemos construido la imagen pública de Picorell a través de comerciales y promociones que han quedado en el mejor recuerdo de varias generaciones”.

Pero opacando a aquella señora que hace muchos años confesó ante el sacerdote haber cometido un pecado de 100 gramos de jamón, esta vez Picorell hizo valer todo su peso comercial para romper la balanza de la ¿libertad de información?, y taparle la boca a quienes osaron replicar una noticia que los consumidores tienen derecho conocer.