Tiempo estimado de lectura:
03/06/2014

“Los negocios no los hacemos nosotros”

El contador Álvaro Lecueder entrevistado por Sudestada
El profesional del Estudio Luis E. Lecueder sostiene que él no tuvo nada que ver con los “grandes negocios” de Centenary SA. Y que el argentino Héctor Patrón Costas –antiguo titular de la empresa– ha dicho que no llegó a cerrar un acuerdo con Luis Bárcenas, aunque el ex tesorero del Partido Popular español haya declarado ante la justicia que era asesor de Centenary y que recibió 1,2 millones de dólares por brindar ese servicio.

-¿Cuál es su relación con la empresa uruguaya Centenary SA?
-El señor (Pedro Felipe) Crisafulli la compró el año 2012 y me llamó a mí para que la pusiera un poco al día. Pero no la tenía yo en la época en que supuestamente hizo los negocios Centenary.

-¿Usted se refiere a los negocios con Bárcenas?
-Bueno, yo creo que al final no se hizo ningún negocio con él.

-¿Cómo lo sabe?
-Cuando los actuales dueños la compraron nosotros revisamos las cuentas de Centenary, una del Banco Santander, y no hubo ni un giro, ni entrada ni salida de plata vinculada a Bárcenas. Creo que los anteriores dueños quisieron hacer negocios con él pero al final quedó en nada.

-¿Usted habla de Héctor Patrón Costas?
-Sí, yo creo que Patrón Costas intentó hacer algún negocio pero no salió…

-Bárcenas declaró ante la justicia española que trabajó como asesor del grupo Centenary entre 1995 y 2005 y que por ello cobró 1,2 millones de dólares. Y hay una carta de Patrón Costas que comunica la existencia de un vínculo contractual entre Centenary y Bárcenas.
-Sí pero Patrón Costas le dijo personalmente a Crisafulli: ‘nunca hicimos nada con Bárcenas’. No sé qué se intentó hacer con esa carta, pero por lo que sé es un poco vaga, como una intención de concretar algo que luego no se hizo.

-Crisafulli le compra la empresa a Patrón Costas en 150 mil dólares. ¿No le parece que es muy poco dinero para una empresa de estas características?
-Pero es que Centenary no tiene nada… Ahora no recuerdo cuál es el monto por el que se vendió, pero la sociedad no tiene ningún activo…

-En el sitio web de Patrón Costas y Asociados se presenta al grupo Centenary como poderoso…
-Se debe referir a una Centenary argentina, la uruguaya no tiene nada. La única razón por la cual Crisafulli la compra es porque Centenary tenía la entrada a Cuba por la venta de cereales, que es a lo que se dedica Crisafulli.
El valor para él es que no tuvo que hacer ningún trámite en Cuba cuando empezó a exportar cereales desde Argentina.

-Pero hay una relación entre esos dos contadores: Patrón Costas y Crisafulli trabajan en la misma oficina…
-No, no, eso está mal. Seguro que está en otro lado, no tengo la dirección acá, porque él me llama por teléfono y me ha venido a ver… Pero no tiene nada que ver con Patrón Costas*.

-Usted también ha aparecido mencionado en la investigación por el caso Peirano. Le pido una reflexión respecto del trabajo que hacen los administradores de empresas uruguayas que luego aparecen involucradas en casos de corrupción…
-Sí, pero este caso de Centenary no tiene nada que ver… Acá es la venta de una empresa por las razones que le expliqué, y a mí me piden que ponga al día la información de las cuentas, que era una sola en el Banco Santander y que manejaba montos muy menores.

-Centenary es sospechada de lavado de activos desde el año 2001…
-Bueno, pero yo la conocí en el 2012. Yo creo que en la época de Patrón Costas se hicieron grandes negocios, pero yo no era el contador…

-Usted ha revisado los registros...
-En los registros no había nada.

-Le preguntaba por su trabajo como administrador de sociedades uruguayas que se compran por empresarios extranjeros y que luego aparecen mencionadas en casos de corrupción, de lavado.
-Ellos son los directores, y nosotros damos los servicios contables y fiscales en Uruguay. Pero de alguna forma los negocios no los hacemos nosotros, los hacen ellos.

-Aparecen ustedes como administradores.
-No, nosotros no somos administradores. El administrador es el directorio, nosotros somos contadores, liquidamos la información fiscal y contable. La gente le llama a eso ‘la administración’, pero la verdadera administración la lleva el directorio de la empresa. Las compras y las ventas las hacen ellos.

-La ley uruguaya se ha ido aggiornando y ahora los contadores, entre otros, tienen el deber de reportar operaciones sospechosas de lavado de activos ante la Unidad de Inteligencia y Análisis Financiero del Banco Central (UIAF). ¿Usted cumple con esa reglamentación?
-Sí, por supuesto.

-¿Denunció algún caso ante la UIAF?
-Sí, alguna denuncia, sí. No directamente, pero sí a través de un profesional que actuaba con nosotros.

-¿De qué empresa o persona se trata?
-No le puedo decir.

-¿El caso terminó en la justicia?
-Se le retuvo el dinero a la persona.

-¿En qué año fue?
-Debió ser en 2002 o 2003, se que fue enseguida que salió la ley**.

-Hace ya un buen tiempo. Según los datos del Banco Central los contadores hoy no están denunciando operaciones sospechosas. ¿Cuál es la dificultad?
-Quizás no está bien claro cómo hacerlo. Pero ahora se tiene mucho más cuidado; antes venía la gente y no se controlaba mucho. Por ejemplo, venía un cliente que quería comprar una casa en Punta del Este y uno se ponía feliz de la vida, le presentaba a un escribano y se hacía el negocio. Pero hoy no. Ahora hay que investigar a la persona para saber de dónde obtuvo la plata, a qué negocios se dedica.

* Sudestada sabe de fuentes del sistema judicial que Crisafulli ha dicho a la justicia uruguaya que trabaja en una oficina porteña de la calle Paraguay 1233, tercer piso, junto a Patrón Costas.

** La ley 17.835 (Sistema de Prevención y Control del Lavado de Activos y de la Financiación del Terrorismo) fue aprobada el 14 de setiembre de 2004.