Tiempo estimado de lectura:
14/12/2018

Vecinos enfrentan el plan de UTE para ampliar el lago de Rincón del Bonete

 La decisión de UTE de aumentar el nivel del embalse de la represa Gabriel Terra tiene a los lugareños en pie de lucha, pese  a la revisión anunciada por la ministra Carolina Cosse
Víctor L. Bacchetta
 
El directorio de UTE explicó en conferencia de prensa que su decisión de elevar en un metro, hasta la cota 81, el nivel del lago de Rincón del Bonete apunta a darle mayor seguridad a la matriz energética nacional. Esa medida, anunciada el pasado 4 de diciembre, inundaría unas 10 mil hectáreas que deben ser expropiadas afectando 750 padrones rurales y la planta urbana y las playas de San Gregorio de Polanco
 
Sorpresivamente ese mismo día, la ministra de Industria, Minería y Energía, Carolina Cosse, por medio de su cuenta personal en Twitter, informó que había mandado dar marcha atrás con esa decisión del ente. "Más allá del proceso que haya realizado UTE, desde el MIEM entendemos que es necesario un estudio más profundo que considere varios aspectos desde una perspectiva país”, escribió la ministra.
 
Y agregó que “conformaremos un equipo multidisciplinario con MVOTMA, MGAP, OPP, sociedad civil, UTE e intendencias para realizar tal estudio. Hasta no tener esos resultados no le daremos curso a los procesos de expropiación”. Sin embargo, más allá de la contundencia del anuncio de Cosse, los pobladores ribereños del lago que serían afectados decidieron activar todos los recursos contra esa medida.
 
El Consejo Municipal de San Gregorio de Polanco, en sesión del 5 de diciembre último, resolvió por unanimidad apoyar todas las gestiones de la Intendencia de Tacuarembó contra la decisión de UTE de elevar la cota del lago de Rincón del Bonete. La resolución calificó la iniciativa de la empresa pública como "ilegítima" y violatoria de las normas vigentes en materia de ordenamiento territorial. 

 
"Definitivamente dilapida el futuro del medio de vida del 80% de los pobladores de San Gregorio de Polanco, al inundar las costas de la ansiada pesca de otoño invierno y dejarnos in playas en primavera y verano", afirman los consejeros. "Afectaría el ecosistema dejando nuevamente bajo agua las raíces del monte natural (...) y las reservas de cría y desove de las especies que quedan en el lago", agregan. 
 
El miércoles 12, durante la 11° Sesión del Consejo Regional de Recursos Hídricos para la Cuenca del Río Uruguay y la 1° Sesión de la recién creada Comisión de Cuenca del Río Negro, realizadas en la ciudad de Durazno, el representante de UTE expuso los fundamentos del plan del ente para elevar la cota del lago de Rincón del Bonete como si no existiera la decisión anunciada por la titular del MIEM. 
 
El día siguiente la Junta de Tacuarembó votó por mayoría apoyar la preocupación de los habitantes de San Gregorio de Polanco con respecto a la ampliación del embalse y solicitar la intervención de los ministerios de Industria, Minería y Energía, de Turismo y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente con el fin de hacer cumplir la normativa vigente referida a los territorios y sus procedimientos. 

Conflicto entre UTE y los ribereños



Para justificar su decisión UTE se basa en la Ley N° 9.722 de noviembre de 1937 que declaró "de utilidad pública la expropiación de los inmuebles comprendidos dentro de la curva del nivel "más 86" establecida en los planos de las obras de aprovechamiento hidroeléctrico del río Negro". Si bien algunos padrones expropiados en la zona llegaron hasta ese nivel, la cota del lago fue definida a la altura "más 80 ". 

Mientras UTE alega que esta ley sigue vigente y lo habilita a elevar el nivel del lago hasta la cota 81, los vecinos del poblado costero sostienen que esa norma ya perdió vigencia, tanto por haber sido dictada para ese momento y haber cumplido su finalidad, como por leyes posteriores que dictaron los procedimientos para decidir los usos del suelo, sobre todo la Ley N° 18.308 de Ordenamiento Territorial. 

Ante el hecho de que UTE tomó la decisión e inició los trámites de expropiación sin contar con la opinión de los afectados, en San Gregorio de Polanco se constituyó una comisión de vecinos para apelar a todas las acciones posibles contra la elevación del lago a la cota 81. En lo inmediato han recurrido al derecho de iniciativa reconocido por la Ley N° 19.272 de Descentralización y Participación Ciudadana. 
 
Según el artículo 16 de la ley"el 15% (quince por ciento) de los ciudadanos inscriptos en una localidad o circunscripción tendrá el derecho de iniciativa ante el Gobierno Departamental en los asuntos de su competencia, incluida la que corresponde para constituirse en Municipio. Las firmas serán presentadas ante la Junta Departamental y posteriormente enviadas por ésta a la Corte Electoral para su validación" . 
 
Rápidamente, los vecinos están firmando un reclamo para que UTE cumpla las leyes 18.308 y 19.272, que el Ministerio de Medio Ambiente evalúe el impacto ambiental del proyecto y se realicen las instancias previas de consulta a la comunidad afectada. Solicitan también que se declare "de interés nacional" la faja costera del río Negro denominada Península Dorada, como se conoce a San Gregorio de Polanco. 
 
En esta instancia, la papeleta elaborada por la comisión es un petitorio que queda a consideración del intendente de Tacuarembó, Heber da Rosa, pero si su reclamo no es contemplado, los vecinos apelarán a la iniciativa en la forma de proyecto de ley. En este caso, el gobierno departamental tiene 60 días para tratarlo y, si no lo aprueba, el proyecto debe ser sometido a un plebiscito entre los electores del municipio. 
 
Así planteado, el conflicto entre UTE y los ribereños parece obedecer solo a intereses particulares contrapuestos, pero hay un trasfondo que no es admitido oficialmente: el compromiso del Poder Ejecutivo ante la multinacional finlandesa UPM de suministrarle un caudal mínimo de agua para su proyectada planta de celulosa sobre el río Negro que para cumplirlo necesita recurrir al embalse de Rincón del Bonete. 
 

El trasfondo de la planta de UPM

En el llamado Contrato ROU-UPM, firmado el 7 de noviembre de 2017, se estableció el compromiso del gobierno uruguayo de conceder a esa empresa los derechos de uso del agua que requiriera su planta de celulosa y establecer "un flujo mínimo en el río Negro aguas debajo de la represa del Rincón del Bonete (...) no estando obligada UPM a realizar ninguna compensación por dicho flujo mínimo" (sic). 
 
En setiembre último, cuando UPM entregó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la planta de celulosa a la Dinama, se supo que la empresa propone que se le asegure un caudal mínimo de 65 m3/s (metros cúbicos por segundo). Son más de 5.600 millones de litros de agua por día (el consumo diario de 44 millones de personas) que, según el EIA, permitirían diluir en más de 50 veces los efluentes de esa planta. 
 
Esta condición que no se planteó antes para las plantas de celulosa de UPM en Fray Bentos y de Montes del Plata en Conchillas es la evidencia de que el caudal natural del río Negro no tiene capacidad para abastecer a la nueva planta que propone la mutinacional de origen finlandés. A su vez, como este río se encuentra contaminado por encima de los niveles admisibles, la empresa necesita ese caudal para no agravar aún más tal situación. 
 
De esta manera se explica el sitio elegido por UPM para la instalación de la planta de celulosa, pues ese flujo adicional solo puede ser suministrado por el embalse del lago del Rincón del Bonete que quedaría aguas arriba. Si bien no sería difícil proporcionar ese caudal en condiciones normales, puede ser un problema grave en una situación de sequía severa como suele ocurrir periódicamente en el río Negro. 
 
De hecho, esta condición del proyecto de planta de celulosa modifica las prioridades administradas por UTE del uso del agua del embalse, principalmente la generación de energía eléctrica y, en menor medida, atender las necesidades de riego y el consumo de agua de las poblaciones vecinas. Por esta razón, la decisión de elevar la cota del embalse ha sido asociada con la exigencia de caudal para UPM. 
 
Indagados directamente sobre este aspecto, los gerentes de UTE no proporcionaron una respuesta concluyente. Si bien por un lado negaron que la decisión de elevar un metro la cota del embalse estuviera relacionada con la planta de celulosa, por otro lado explicaron que están "negociando" con UPM y la Dinama el suministro de ese caudal mínimo y que en ciertas condiciones no sería un problema. 
 
Según lo explicado en la conferencia de prensa, el suministro del caudal adicional para UPM no sería problema si se pudiera acompasar con las necesidades de generación de electricidad, pero la descarga de los efluentes de la planta de celulosa es diaria. La cuestión es si UTE puede lograr que prevalezcan sus condiciones, pero experiencias anteriores de negociaciones con UPM no habilitan a ser optimistas. 
Si soplás con nosotros, vamos a poder contarte las cosas que nadie te cuenta.
Aliados de Sudestada