Tiempo estimado de lectura:
03/05/2018

Lava Jato: operación conjunta busca en Uruguay a implicados en lavado de dinero

Se realizaron cinco allanamientos en procura de cuatro requeridos por Brasil. Entre ellos se encuentra el cambista Dario Messer, líder de la estructura de lavado de activos

Vinicius Claret Vieira Barreto, alias Juca Bala, reveló en Brasil los detalles de la red liderada por Darío Messer. 

La Justicia brasileña dispuso la realización de una serie de allanamientos en Uruguay a fin de ubicar al doleiro (cambista) brasileño Darío Messer, el principal responsable del esquema de lavado de dinero montado por el exgobernador de Rio de Janeiro para lavar cientos de millones de dólares en coimas.

La Operación “Cambio Desligo” comenzó en la mañana de este jueves en los estados brasileños de Rio de Janeiro, San Pablo, Minas Gerais, Rio Grande do Sul y Distrito Federal, y también en Paraguay y Uruguay. Es una derivación de la operación Lava Jato, que lleva adelante el juez federal Marcelo Bretas.

El objetivo del operativo judicial que cuenta con el apoyo de Interpol en Uruguay es dar con el paradero de Messer, quien está radicado en nuestro país desde hace varios años, según el testimonio de los doleiros brasileños Vinicius Claret Vieira Barreto (alias “Juca Bala”) y Fernando Barbosa (alias “Tony”).

Según pudo confirmar Sudestada, ya se realizaron cinco allanamientos en nuestro país y se pudo detener a tres de las cuatro personas requeridas por la Justicia brasileña. En total el juez Bretas requirió la captura de 45 personas.

El líder

Según el expediente judicial al que tuvo acceso Sudestada, la organización criminal se basó en Uruguay en el año 2003, cuando los doleiros Juca Bala y Tony se instalaron en nuestro país y cumplían servicios para Darío Messer.

De acuerdo al testimonio de ambos, registrados en el marco de un acuerdo de “delación premiada”, entre 2009 y 2017 Messer recibió un total de 24 millones de dólares en una cuenta denominada “Cagarras” a través del Banco Evergreen, en Antigua y Barbuda.

Juca Bala dijo a la Justicia que Messer “tiene un sistema de registro de todas las transacciones realizadas de 2011 a 2017”, período en el cual el cambista recibió un total de 15 millones de dólares.

Previamente, entre 2007 y 2008, Messer y su socio Enrico Machado habían abierto el banco Evergreen en Antigua y Barbuda que estuvo vinculado a las operaciones que se realizaron en Uruguay.

Siempre según el testimonio de Juca Bala a la Justicia brasileña, si bien Messer no estaba en contacto directo con las transacciones siempre estaba al tanto de ellas y su nombre era citado cuando era necesario negociar con “clientes grandes, cuando precisaba demostrar la solidez de los negocios”, y citó entre ellos a la empresa constructora Odebrecht.

Juca Bala explicó el funcionamiento de dos sistemas clandestinos de transferencia de dinero para el lavado. Uno se llamaba “ST” y el otro “Bankdrop”, y en ellos había cuatro tipo de transacciones disponibles para el blanqueo de capitales.

Según consta en el expediente, los dos sistemas están relacionados a más de tres mil empresas offshore en 52 países que totalizan más de 1.652 millones de dólares.

Sudestada ya informó el año pasado sobre la relación de Messer con Uruguay. Específicamente, el doleiro brasileño comparte el directorio de la empresa Cito Overseas Ltda con el abogado uruguayo Oscar Algorta. Esta offshore con sede en las Islas Vírgenes Británicas opera en Uruguay mediante la sociedad anónima EG, una financiera con sede en el barrio de Carrasco. 


Documento incluido en el expediente que investigó el lavado de dinero de Cabral en Uruguay, a través de una red en la que aparecía Darío Messer, los hermanos Chebbar, los doleiros Juca Bala y Tony, y el abogado Algorta. 

En 2013 Enrico Vieira Machado, el exsocio de Messer, lo había acusado de de operar en la “mayor red de lavado de dinero" de Brasil y asguró que estas operaciones de blanqueo se realizaron a través de dos casas de cambio uruguayas “una conducida de forma legal para dar cobertura a la otra, mayor y de dimensiones multinacionales, que es llevada adelante de manera totalmente ilegal, tanto en Uruguay como en otros países”.

Además, Enrico Machado, quien disolvió su sociedad con Messer en 2013, afirmó en esa carta que tres empresas uruguayas, Doucet, Blostock y Greenwood, eran utilizadas para lavar el dinero proveniente en Brasil. La carta fue remitida el 18 de diciembre de 2013 en respuesta a un documento en el que aparecía como representante el abogado uruguayo Oscar Algorta en su condición de director de una empresa de Messer, Cito Overseas LTD, una de las 180 empresas offshore del abogado uruguayo.

Vínculo con Odebrecht



En el expediente judicial también aparece otro nombre familiar en el caso Lava jato, vinculado con la empresa Odebrecht. Se trata del cambista chino Wu Yu Sheng, quien fue presentado a Juca Bala y Tony por los hermanos Marcelo y Olivio Rodriguez Junior, presos en Brasil por su profundo vínculo con la estructura de pago de sobornos de la constructora brasileña. La reunión entre los doleiros se produjo en Montevideo en 2010, según el relato del delator Tony.

Sheng se identificaba como “Dragao” en la red de comunicaciones “Drousys”, que el Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht utilizaba para ordenar las transferencias de las coimas a políticos y empresarios de toda América Latina.

De acuerdo con los extractos obtenidos de los sistemas clandestinos “ST” y “Brankdrop”, Sheng aparece en los registrados comprando entre 2011 y 2014 un total de 99 millones de dólares. Si esto pareciera poco, entre 2014 y 2016 el doleiro chino compró 111 millones de dólares más.