Tiempo estimado de lectura:
27/04/2016

La “ficción” de la Corte

El presidente de la corporación José Arocena sostuvo que la ley tiene "lagunas" y aspectos de "ficción" que la hacen difícil de aplicar
Llevar del papel a la práctica la ley de financiamiento de los partidos políticos parece ser una tarea titánica, digna de una película de ciencia ficción. En el papel esta norma obliga a los lemas a declarar por escrito el origen de los dineros que financian la campaña electoral. En rigor la ley busca transparentar todos esos fondos sin importar si son públicos, privados, nacionales o extranjeros.

Pero en la práctica existen algunas “lagunas” y aspectos de “ficción”, según dijo el presidente de la Corte Electoral, José Arocena. En una entrevista con el diario El Observador, el jerarca reconoció que “la ley tiene lagunas” y para surfearlas planteó tres posibilidades: “O se le da a la Corte la posibilidad de tener un departamento de auditoría, con todo lo que significa en profesionales, infraestructura. La segunda es crear una nueva estructura independiente, cuya finalidad sea la auditoría de las rendiciones de cuenta, fuera de la Corte. Y la tercera opción es darle al Tribunal de Cuentas esa tarea, pero enriqueciendo a esa institución”.

Arocena explicó que desde la entrada en vigencia de la ley con las elecciones de 2009 se presentó una sola denuncia por violaciones a la norma que establecía que al menos dos empresas aportaron dinero a la campaña electoral, aunque tuvieran contratos de obra pública con el Estado, algo prohibido por la legislación.

El presidente de la Corte argumentó que la vinculación de estas empresas con el Estado no se pudo establecer por falta de pruebas. De inmediato explicó que “tener la prueba significa tener una investigación contable a fondo. No alcanza con tener la información”. En su opinión, “es un problema de contadores, de profesionales expertos. De lo contrario es un saludo a la bandera”.

El jerarca se refirió así a la denuncia que presentó ante la Corte la organización Uruguay Transparente en base a una investigación publicada por Sudestada el 15 de agosto de 2014 sobre las donaciones de los principales directivos del grupo Eurnekian y del grupo Techint SA a través de su subsidiaria Tenaris Global Service SA.