Tiempo estimado de lectura:
26/11/2015

Abengoa Teyma ya no cotiza en la bolsa: preocupa al gobierno futuro de la cárcel privada

 Se profundizó la caída de la multinacional encargada de obras públicas en Uruguay por más de 700 millones de dólares. Sindicato de la construcción analizará el tema.
“Este es, para nosotros, el principio de la caída del capitalismo real”, dijo con una mezcla de ironía y de catarsis, y con gran preocupación, una alta fuente oficial consultada por Sudestada sobre la estrepitosa caída de la empresa multinacional Abengoa-Teyma, encargada de millonarias concesiones de obra pública en Uruguay por más de 700 millones de dólares. Entre los principales contratos que todavía están pendientes de ejecución se encuentran el polémico proyecto del Antel Arena o el Centro de Convenciones de Punta del Este, entre otras.

El comentario irónico responde a una gran frustración en el elenco de gobierno que encabeza el presidente Tabaré Vázquez. Y es que sorprendió el anuncio que la multinacional que ingresó hoy, jueves, en el mayor preconcurso de acreedores de la historia de España, en un juzgado de Sevilla.

Las autoridades del consorcio Abengoa (Abengoa-Teyma en Uruguay) presentaron el preconcurso oficial de acreedores en un juzgado de Sevilla y llamaron a las entidades financieras acreedoras a comenzar a negociar los términos de un acuerdo que pueda evitar la suspensión definitiva de pagos. Se trata apenas de paso formal luego que la empresa anunciara el miércoles 25 que iniciaba los pasos para emprender el camino a su quiebra.

Por si fuera poco, esta multinacional -que maneja casi 90% de su negocio fuera de España- está sufriendo un duro desplome en la cotización de bolsa, sin contar que el conglomerado tiene un pasivo que supera los 27 mil millones de euros y una deuda financiera de 9 mil millones, una situación que ya comenzó a afectar a empleados, proveedores y acreedores.

La debacle de las acciones de Abengoa en la bolsa madrileña motivó al Comité Asesor Técnico (CAT) del Ibex, tras una reunión extraordinaria, a disponer la expulsión de la compañía “con efectos del día 27 de noviembre”, después de un segundo día consecutivo de caída en el valor de los títulos.

La estrepitosa caída en la bolsa española del conglomerado de origen andaluz sigue en aumento y la empresa tiene un plazo de tres meses para acordar un plan de pago de las de las obligaciones, que llega a unos 330 millones de euros.

En 2016 esta cifra se triplicará hasta alcanzar los mil millones de euros. Varios analistas consultados por el diario La Vanguardia indicaron que al tratarse de una empresa de gran porte existe posibilidad de obtener un financiamiento salvador, como el Instituto de Crédito Oficial (ICO), un organismo estatal. Pero el ministro de Industria español, José Manuel Soria, descartó esta idea por ahora.

En tanto, buena parte de la banca española está expuesta a la fractura de esta multinacional y le reclama deudas por cientos de milones de euros. Entre los bancos acreedores se encuentra el Santander (1.558 millones de euros), CaixaBank (570 millones), Banco Sabadell (387 millones), Banco Popular (334 millones), Bankinter ( 210 millones), Unicaja (55 millones), Kutxa (50 millones), BBVA (4 millones) y Bankia (570 millones), según el diario La Vanguardia.

Además, entre los acreedores se encuentra la estadounidense Federal Financing Bank, con 2.225 millones de euros, que financió el negocio de Abengoa en California. También está el brasileño Banco Nacional de Desenvolvimiento (755 millones), el suizo HSBC (660 millones) y el francés Crédit Agricole (457 millones), entre otros.

Preocupación silenciosa en Uruguay

En Uruguay aún no hay repercusiones claras pero la preocupación comenzó a ganar terreno a pasos agigantados debido a otros tragos muy amargos ocurridos hace muy poco. Primero fue el escándalo de corrupción en la empresa petrolera estatal de Brasil, Petrobras, que paralizó las obras de la planta regasificadora en Puntas de Sayago. Ahora, la quiebra de Abengoa-Teyma afecta a obras muy caras para los planes del segundo gobierno de Vázquez.

El emprendimiento más notorio es el Antel Arena, suspendido por Vázquez y que se reiniciará, de acuerdo a las estimaciones más optimistas, en enero de 2016 gracias a un fideicomiso, mediante una inversión que alcanzará los 67 millones de dólares, según anunció el presidente de la empresa estatal Andrés Tolosa en el programa “De Diez a Doce” de Radio Uruguay. En ese entonces, el jerarca manifestó que las obras culminarán a mediados de 2018.

El anuncio de la caída de Abengoa-Teyma, a cargo de las obras sobre las cenizas del desaparecido Cilindro Municipal, ”nos agarró de sorpresa como a todo el mundo, nosotros también nos enteramos ayer”, explicó a Sudestada el dirigente del Sindicato Único de la Construcción y Afines (Sunca), Richard Ferreira. Por esa razón, la directiva del sindicato se reunirá a la brevedad, dado que durante toda la jornada de hoy estuvo embarcada en la resolución de otro conflicto: la ocupación, desde hace 12 días, de la Compañía Nacional de Cementos (CNC) en Pan de Azúcar, que reclama el reintegro de casi 100 trabajadores enviados al seguro de paro y reanudar un diálogo cortado en la mesa de negociación colectiva.

Este tema es especialmente importante para el Sunca, que fue uno de los principales defensores de la obra y de las fuentes de trabajo del sector de la construcción. La suspensión de las obras puso en alerta al gremio, que a principios de setiembre había firmado un acuerdo con Antel, la empresa y el Ministerio de Trabajo para garantizar la continuidad laboral de los funcionarios hasta el reinicio de la obra en enero de 2016.

“Abengoa Teyma procurará reubicar a los trabajadores de Antel Arena en otras obras mientras dure la suspensión de la obra, respetando la categoría que detentan, y éstos continuarán manteniendo la calidad de contratados por la obra Antel Arena. El acuerdo alcanzado prevé que aquellos trabajadores que no puedan ser reubicados en otras obras por Abengoa Teyma y hayan generado las condiciones, puedan acogerse al seguro de desempleo mientras dura la suspensión de la obra. En tanto que los trabajadores mensuales que no hayan generado la causal para acogerse a dicho beneficio, percibirán una suma equivalente al 70% del monto gravado mensual”, informó el MTSS mediante un comunicado.


En Uruguay, además del cuestionado proyecto del Antel Arena, a finales de agosto Abengoa-Teyma se había proclamado adjudicataria de la obra de saneamiento de Ciudad de la Costa para OSE por 13 millones de dólares. Una semana antes la empresa había anunciado la firma de un contrato por 93 millones de dólares con el Estado uruguayo para la construcción de la nueva terminal portuaria ubicada en Capurro.

La cárcel más cara



Sin embargo, el polémico y emblemático proyecto del complejo deportivo en Villa Española no es el que más preocupa al gobierno. El que genera mayor inquietud es el primer proyecto de participación público privada (PPP) que logró ver la luz en esta administración y que busca construir, conservar y operar una nueva cárcel de 50 mil metros cuadrados en Montevideo. Este caso tiene características especiales porque para financiar la obra Abengoa logró la emisión de bonos “project finance” por 90 millones de dólares en el mercado de valores uruguayo.

El Consorcio Unidad Punta de Rieles SA -integrado por Abengoa Teyma, Instalaciones Inabensa y Goddard Catering Group- obtuvo la adjudicación bajo el régimen de PPP para construir un nuevo centro penitenciario, lindero a la cárcel de Punta de Rieles.

“Si queda trunco el proyecto Antel Arena es un golpe tremendo desde el punto de vista político porque se trata del emprendimiento con más visibilidad, pero el posible estancamiento de la cárcel de Punta de Rieles es complicado, porque es una obra más cara y es la primera que encara este gobierno bajo la modalidad de PPP”, razonó con preocupación al ser consultada por Sudestada una alta fuente oficial.

La lista de emprendimientos de esta multinacional en el país no termina allí. También tiene proyectos eólicos a través de subsidiarias como Cadonal SA, dos de ellos ubicado en Talas de Maciel, en Flores. Para concretar el primer emprendimiento la compañía contó con la asistencia de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y DNB Group por un total de 90,1 millones de dólares. El año pasado también inauguró el Parque Eólico Peralta en Tacuarembó, con una inversión de 150 millones de dólares.

Para desarrollar el segundo proyecto ubicado en la misma localidad –que según la empresa la convirtió en el principal generador de energía eólica de Uruguay- se requirió una inversión de 127 millones de dólares a fin de concretar una concesión a 20 años.

En 2014 Abengoa-Teyma también se encargó la construcción de la planta de Bioetanol de Alcoholes del Uruguay (ALUR), con una inversión de 147 millones de dólares y se hizo adjudicataria de la licitación para levantar el Centro de Convenciones y Recinto Ferial Punta del Este con una inversión de 26 millones de dólares, y la construcción de los nuevos edificios del hospital de las Fuerzas Armadas por un total de 6 millones de dólares.
 
Sudestada es un medio 100% independiente y, con tu aporte, vamos a seguir contando las cosas que nadie te cuenta. ¡Soplá con nosotros! ¡Convertite en nuestro Aliado!
Aliados de Sudestada