Tiempo estimado de lectura:
30/05/2017

Un nuevo impuesto y más aportes prevé la reforma de la caja militar

Aumentan la edad, los años de servicio y los aportes y se crea un impuesto que durará 18 meses. El texto completo que el gobierno envió al Parlamento
El proyecto de ley para reformar el Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (SRPM) que el gobierno pretende que esté en vigencia a partir del 1° de enero de 2018 tiene tan sólo siete artículos.
 
En su primer artículo crea un impuesto, "una prestación pecuniaria, coactiva de asistencia", que gravará a los uniformados del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. En el texto, que ahora el Parlamento comenzará a estudiar, se prevé que lo producido por este nuevo impuesto sea volcado al servicio jubilatorio de las Fuerzas Armadas.
 
El gobierno aseguró que en caso de aprobarse esta no se verán afectados los militares con más de 20 años de actividad por tener configurada causal jubilatoria. Además, la idea es establecer una transición para quienes lleven entre 10 y 20 años de servicio y serán incluidos en estos cambios los uniformados que tengan menos de 10 años de servicio.
 
Con el régimen actual un militar puede retirarse con 20 años de servicios y un mínimo de 38 años de edad.  Cobran como pasividad la totalidad de su sueldo, reciben aguinaldo y al morir una parte de sus haberes es heredado por su familia.
 
Por esa razón, con esta reforma el gobierno busca aumentar la edad de retiro, los años de servicios necesarios y fija topes a las jubilaciones. El impuesto que en principio se destinará a las jubilaciones más altas, ya había sido rechazada por el Movimiento de Participación Popular (MPP), el año pasado.
 
Del otro lado, está uno de los principales impulsores de esta reforma, el ministro de Economía, Danilo Astori, quien en reiteradas ocasiones señaló que es necesario reformar la caja militar que enfrenta un déficit de al menos unos 450 millones anuales.

Esta iniciativa ha sido polémica desde que fue anunciada. Incluso, hace pocos días, el gobierno tomó medidas disciplinarias contra el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, por hacer referencia a la reforma de la caja militar en su discurso del 18 de mayo, cuando se conmemoró un nuevo aniversario de la Batalla de Las Piedras.
 
El ministro de Defensa, Jorge Menéndez, no brindó detalles sobre la sanción pero confirmó que Manini Ríos fue amonestado. "Esto no implica pérdida de confianza en altas jerarquías que tienen un componente político en el mandato que le dan el Poder Ejecutivo y el Parlamento, sino en reorientación de procedimientos”, afirmó.
 
Manini Ríos cerró su discurso en el día de la Batalla de Las Piedras con palabras sobre los privilegios de los militares y se refirió con claridad al debate sobre la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas.
 
El comandante del Ejército no hizo referencia en forma explícita a la reforma, pero destacó la asistencia en las inundaciones en varios puntos del país y las misiones de paz en los “rincones más apartados y castigados del planeta”
 
Para el jerarca los militares “tuvieron el privilegio de ser los primeros en llegar a la ciudad de Dolores el día más negro de su historia y cortar los saqueos que comenzaban a producirse. Tuvieron el privilegio de ser aplaudidos por los vecinos de Montevideo, cuando, mientras todos celebraban en Fin de Año y Año Nuevo, ellos trabajaban para alejar un riesgo sanitario de la ciudad”.
 
Y "tienen el privilegio de sentirse no funcionarios, sino servidores del Estado y de escuchar en silencio las discusiones sobre su futuro, a veces teñidas de falsedades y tergiversaciones”, afirmó.

El proyecto del gobierno