Tiempo estimado de lectura:
19/11/2018

Alan García y su vínculo con los pagos de la "Caja 2" de Odebrecht

Esta es la investigación periodística que cambió la suerte del expresidente peruano en la Justicia. Las primeras pruebas de su relación con la constructora brasileña.

Expresidente peruano Alan García. Foto: Andina-IDL-Reporteros. 

Por Gustavo Gorriti y Romina Mella, exclusivo para Uruguay por convenio con IDL-Reporteros


Hay hechos que nadie disputa: El 25 de mayo de 2012, Alan García dio una conferencia en Sao Paulo, Brasil, para la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP). Recibió 100 mil dólares de pago, que fueron depositados en su cuenta del Banco Continental en Lima. Hasta aquí no hay desacuerdo.

¿Quién pagó por ella? Hasta ahora había dos versiones. La primera provino de Marcelo Odebrecht durante el interrogatorio que el fiscal José Domingo Pérez le hizo en Curitiba el 9 de noviembre de 2017. Ahí, Odebrecht dijo que su compañía había pagado a García por el dictado de conferencias, “porque es una política de la empresa ayudar a los expresidentes”. Cuando Pérez Gómez preguntó con cuánto le habían pagado, Marcelo Odebrecht dio la respuesta repetida con frecuencia de mantra en sus interrogatorios sobre asuntos peruanos: “eso lo sabe Barata”.

Pero quien habló a continuación no fue Barata sino Alan García, quien respondió en su cuenta de Twitter que “di más de 30 conferencias en 10 países. Una en Brasil, para la Federación Industrial de Sao Paulo. (No Odebrecht). Todos los contratos, honorarios e impuestos pagados están publicados y han sido investigados por el Congreso y la Fiscalía”.


Todo pareciera normal.

Pero no lo es.

IDL-Reporteros ha podido establecer, mediante una documentación obtenida a lo largo de varios meses, que la conferencia del 25 de mayo de 2012 fue pagada por Odebrecht a través de la Caja 2 de la división de ‘operaciones estructuradas’ de esa corporación (encargada del pago de las coimas y otras operaciones financieras clandestinas), para ocultar quién le pagó a García.

IDL-R ha logrado aclarar además que en el escenario ficticio que se creó para simular un origen diferente del pago, el supuesto contratante, José Américo Spinola fue solo el intermediario entre el dinero de la Caja 2 y Alan García. Dicho intermediario era un operador contratado por la oficina de operaciones estructuradas, que pocos años después, al estallar el caso Lava Jato, pasó a ser un delator premiado en Brasil. IDL-R tiene el vídeo de su confesión, realizada el 14 de diciembre de 2016 ante la procuraduría federal anticorrupción de ese país, en el que habló sobre la Caja 2, el dinero negro, las finanzas clandestinas de Odebrecht.

No solo eso: en el proceso de crear el escenario que disfrace los pagos, se firmaron documentos con fechas atrasadas para dar la impresión de acuerdos previos a la conferencia. Por ejemplo, el contrato firmado entre García y el operador, José Américo Spinola, tiene como supuesta fecha el 5 de abril de 2012 y el recibo de Alan García por los 100 mil dólares está fechado el 24 de mayo de 2012. Sin embargo, como se verá en esta nota, a Spinola recién se le ofreció tener el papel de organizador de contratos ficticios y canalizador de pagos (por un honorario de 15 mil dólares), el 15 de junio de 2012, dos meses y días después de la supuesta fecha en la que firmó el contrato. Spinola solo se enteró del tema el 15 de junio. Antes no sabía nada.

De hecho, el pago real a la cuenta de Alan García recién se realizó el 9 de julio de ese año.

Es evidente que se firmó documentos con fecha atrasada de varios meses. Y está claro que eso tuvo que ser con conocimiento de García, puesto que él los firmó.

¿Por qué formó parte de esa burda ficción? Para ocultar el origen del dinero, sin duda. Para hacerlo, terminó firmando el contrato de su conferencia con un operador ad hoc de la división de operaciones estructuradas de Odebrecht.

Hasta aquí el resumen del caso. A continuación, sus detalles.

Alan García, conferencista


En 2013, sujeto a investigaciones sobre presunta corrupción y enriquecimiento ilícito el ex presidente Alan García remitió al entonces fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, una información detallada sobre sus cuentas e ingresos entre 2006 y 2011, así como los que logró después de salir de la presidencia hasta esa fecha.

Las cifras indicaban que García había encontrado un filón de gran rentabilidad luego de dejar la presidencia: dictar conferencias muy bien pagadas en diversos lugares del mundo, especialmente en Latinoamérica. García reportó que entre agosto de 2011 y diciembre de 2012 dictó 18 conferencias por las que había recibido en conjunto nada menos que 830 mil dólares.

De ellas, la mejor pagada fue la que dio el 25 de mayo de 2012 para la FIESP (Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo), en Sao Paulo, Brasil. Por esa charla recibió 100 mil dólares. García adjuntó el contrato de la conferencia, el recibo y la copia de la transferencia a su cuenta.

Luego de revisar los documentos presentados por García, Peláez Bardales archivó (es decir, desestimó) la denuncia contra el ex presidente por presunto enriquecimiento ilícito.

No está claro si revisó o no (puede no haberlo tenido) el recibo por los cien mil dólares de Sao Paulo (noten la fecha). Pero ustedes pueden hacerlo ahora:



O el reporte del depósito en su cuenta (la fecha es igualmente importante):



O, sobre todo, el contrato entre Alan García y el contratante, el estudio de abogados Spinola Consultoría Jurídica. Un documento de cinco páginas firmado, según podrán ver, el 5 de abril de 2012 en Sao Paulo.



Última página del contrato suscrito entre Alan García y el estudio de abogados Spinola Consultoría Jurídica.


Monto acordado a pagar a la cuenta de Alan García según el contrato suscrito.

Entrá acá para leer la investigación completa de IDL-Reporteros.