Tiempo estimado de lectura:
01/08/2017

Lava Jato: estudio De Posadas fue un centro de blanqueo de los sobornos

Fiscalía brasileña dice que el estudio tiene una “actuación destacada en el mercado negro a favor del crimen organizado”. Cobró al menos USD 264 mil de Cunha 

Exministro y dueño del estudio Posadas & Vecino, Ignacio de Posadas. 

Fabián Werner (*) / Sudestada /
@fwernerv 

El estudio Posadas, Posadas & Vecino recibió al menos 264 mil dólares del exdiputado brasileño Eduardo Cunha, preso por haber cobrado 1,5 millones de dólares de coima debido a su participación decisiva en la ruinosa compra de los derechos de explotación de un pozo petrolero en Benin.



Según el Ministerio Público y Fiscal de Brasil, el dinero que engordaba la cuenta de Orion SP provenía de "valores desvíados de Petrobras". Por lo tanto, los 264 mil dólares pagados por Cunha al bufete provinieron del dinero sucio extraído de la empresa petrolera a fin de pagar los servicios de asesoría para blanquear los sobornos.

La excusa que puso Cunha para mantener esa cuenta fue garantizarle el futuro a sus hijos luego de su muerte, y el motivo esgrimido para el pago al estudio fue el de comprar el servicio jurídico y contable, pero los fiscales no dieron crédito a esa versión. 

El origen del dinero fue la cuenta Orion SP #481602 que Cunha manejaba en el banco Merryl Lynch y que había sido abierta por De Posadas. El dinero se transfirió a la cuenta No. 060-439429-001 en el banco HSBC de Nueva York. El documento de transferencia está firmado por Cunha, según puede verse en el facsímil.

Según la documentación oficial que obtuvo Sudestada, Cunha tenía una fluida relación con varios miembros del estudio. Así consta en la lista de contactos que el exdiputado tenía en la cuenta de correo electrónico usada para ordenar el flujo de capital ilegal. Entre ellos se encontraban Raúl Vairo, María Noel Pino y Alexis Guynot de Boismenú. Lo mismo ocurría con miembros del banco Merryl Lynch, entre ellos Esteban García, Elena Mailhos y Mary Kiyonaga.


Lista de contactos del correo electrónico de Cunha donde aparecen miembros de Merryl Lynch y del estudio de Posadas. 

La filial local de Merry Lynch fue dirigida entre 1998 y 2009 por el ex ministro de Economía uruguayo durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle (1990-95).



Como ya informó Sudestada, la coima de 1,5 millones de dólares fue recibida en varias entregas, a través de distintas empresas en diferentes cuentas bancarias. Algunas de esas transacciones se hicieron a través de una cuenta en Ginebra, en la sucursal del banco Merryl Lynch (que luego cambió su denominación a Julius Baer), a nombre de la empresa Netherton Investments PTE Ltda, con sede en Singapur.

Quien abrió la cuenta en Ginebra a nombre de la offshore de Singapur fue el abogado Luis María Piñeyrúa Pittaluga, del estudio de abogados uruguayo Posadas & Vecino, encabezado por el exministro de Economía Ignacio de Posadas.

La “connivencia” de Merryl Lynch


Eduardo Cunha era una Persona Políticamente Expuesta pero los bancos no controlaron el flujo de sus cuentas. 

Por tratarse de un legislador en el momento de realizada la maniobra de lavado de activos, Eduardo Cunha era una “Persona Políticamente Expuesta”, lo que en el lenguaje financiero quiere decir que sus movimientos deben ser especialmente vigilados por las entidades que administran los fondos.

El artículo 52 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (aprobada en el 2004) establece que “cada Estado Parte adoptará las medidas que sean necesarias, de conformidad con su derecho interno, para exigir a las instituciones financieras que funcionan en su territorio que verifiquen la identidad de los clientes, adopten medidas razonables para determinar la identidad de los beneficiarios finales de los fondos depositados en cuentas de valor elevado, e intensifiquen su escrutinio de toda cuenta solicitada o mantenida por o a nombre de personas que desempeñen o hayan desempeñado funciones públicas prominentes y de sus familiares y estrechos colaboradores. Ese escrutinio intensificado deberá estructurarse razonablemente de modo que permita descubrir transacciones sospechosas con objeto de informar al respecto a las autoridades competentes”.

El numeral 4 del mismo artículo agrega que “Con objeto de prevenir y detectar las transferencias del producto de delitos tipificados con arreglo a la presente Convención, cada Estado Parte aplicará medidas apropiadas y eficaces para impedir, con la ayuda de sus órganos reguladores y de supervisión, el establecimiento de bancos que no tengan presencia real y que no estén afiliados a un grupo financiero sujeto a regulación”.

A pesar de estas disposiciones del derecho internacional, que fueron suscritas por Brasil y por Suiza (lugar donde Cunha tenía sus cuentas), el banco Merryl Lynch omitió estos controles y continuó con su trabajo de administrar el dinero sucio del legislador. Según la fiscalía brasileña, “hubo una connivencia del banco Merryl Lynch sobre la real identidad detrás de las cuentas Orion SP, Triumph SP, Netherton y Kopek”, que en realidad eran controladas por Cunha con el asesoramiento del bufete uruguayo.

Para realizar estas maniobras, explica la fiscalía, jugaba un rol central el estudio Posadas, Posadas & Vecino, a través de su filial radicada en Panamá. “Téngase en cuenta además que en esta actividad criminal Eduardo Cunha fue auxiliado por el escritorio uruguayo Posadas y Vecino Consultores Internacionales (PVCI), responsable por la apertura de la cuenta Netherton y por la constitución de sociedades y apertura de otras cuentas utilizadas por criminales para el lavado de dinero”.

Según los documentos que obtuvo Sudestada, Cunha intentó justificar su relación comercial con Posadas y Vecino argumentando que se trataba de un “escritorio de abogados extremadamente fuerte”, con “tributaristas de mucha calidad” y que “no es una agencia de empresas offshore”.

Sin embargo, la fiscalía descartó esta posibilidad y para ello se basó en el hecho de que “el referido escritorio ya estuvo envuelto en diversos escándalos de lavado de dinero a nivel mundial, inclusive en la constitución de empresas offshore utilizadas por el traficante de armas sirio naturalizado argentino Monzer al Kassar y por el banquero saudí Gaith Pharaon, dueño del Bank Credit and Commerce Internacional (BCCI), que lavaba dinero para el narcotráfico y el terrorismo internacional”.

Para fundamentar estos antecedentes, la fiscalía refirió a un informe del congreso argentino que consignó que el estudio Posadas & Vecino “tenía una actuación destacada en el mercado negro del lavado de dinero a favor del crimen organizado”.

Cerveró, Forbal y la conexión con Belize



Primera página del documento en el que Cerveró le dice a Posadas & Vecino que le administre la empresa Forbal. 

De Posadas también prestó sus servicios para crear y administrar otras empresas que sirvieron para blanquear dinero de Lava Jato. Ese fue el caso de Forbal, una sociedad anónima uruguaya con domicilio en Montevideo que tenía una “gemela” en Jasmin Court, Regent Street, en la ciudad de Belize.

El titular de la cuenta en el banco suizo Heritage era el exdirector del Área Internacional de Petrobras, Néstor Cerveró, uno de los primeros jerarcas de la petrolera brasileña que fue encarcelado por la trama de corrupción conocida como Lava Jato.


Exdirector de Petrobras, Néstor Cerveró. 

Cerveró está investigado en 38 causas en el marco de esta investigación, por haber recibido coimas millonarias para interceder en favor de diferentes empresas en sus negocios con Petrobras. Hoy es un colaborador de la Justicia brasileña y ha proporcionado nombres y documentos que permiten reconstruir su historial delitivo dentro de la empresa y rastrear a sus cómplices. 


Estado de cuenta de Forbal Investment, donde aparecen dos entregas por las coimas recibidas por Cerveró.

Una de ellas tiene que ver con la contratación en 2005 de las sondas Petrobras 10000 y Vitoria 10000 que fueron utilizadas por la empresa para las exploraciones petroleras en Angola y el golfo de México respectivamente. La empresa Metsui conformó una sociedad específica con la coreana Samsung y fue elegida por Petrobras para alquilarle la maquinaria a cambio de una coima de 15 millones de dólares.

El cuantioso soborno fue dividido entre Cerveró, el gestor Fernando Antônio Falcão Soares, el lobista Paulo Roberto Costa y los gerentes de la dirección Internacional de Petrobras, Luiz Carlos Moreira, Rafael Comino, Edson Musa, Cesar Tavares y Demarco Epifânio.

A Cerveró le pagaron 2,5 millones de dólares a través del lobista Julio Camargo en su cuenta de la empresa uruguaya Forbal. En 2008 esta sociedad de papel sirvió para cobrar otra coima, esta vez por el alquiler de la sonda Pride, por cuyo negocio recibió 1 millón de dólares a través del gestor Raúl Schmidt Junior.

Forbal había sido creada por el estudio Posadas, Posadas & Vecino, que a su vez engendró una gemela llamada Forbal Investment en Belize, en la que figuraba el conocido Luis María Piñeyrúa Pittaluga como director.


Documento del banco Heritage, donde aparece Piñeyrúa, del estudio De Posadas, como apoderado. 

La idea de crear Interbaltic fue de los doleiros Jorge y Raul Davis, que ya habían asesorado a Cerveró en otros negociados anteriores. Jorge y Raúl Davis se asociaron con el contador uruguayo Eduardo Brande, que figuraba como titular de Interbaltic Sociedad de Bolsa hasta 2015, cuando el Banco Central del Uruguay decidió clausurar sus operaciones por falta de provisiones contra el lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Los hermanos Jorge y Raul Davis, el uruguayo Brande y el empleado de De Posadas Luis Piñeyrúa figuraban como las firmas autorizadas a tratar con el banco Heritage, en la cuenta de Forbal que tenía como último beneficiario a Néstor Cerveró y a sus hijos Patricia y Bernardo.


Cerveró y sus hijos aparecen como "último beneficiario" de la cuenta bancaria de Forbal. 

Al cabo de los años, gracias a la gestión del estudio De Posadas en Forbal e Interbaltic, Cerveró logró cobrar un total de 4,8 millones de dólares de coimas, provenientes de su intervención en cuatro negocios ruinosos para Petrobras.

* Esta nota forma parte de las investigaciones de la Red de Periodismo de Investigación Estructurado, compuesta por periodistas de IDL-Reporteros, de Perú; La Nación, de Argentina; La Prensa, de Panamá; Armando Info, de Venezuela; y Sudestada, de Uruguay.